Temmuz 24, 2021

PoderyGloria

Podery Gloria'da Türkiye'den ve dünyadan siyaset, iş dünyası

El inevitable debate constitucional en Turquía

El presidente Recep Tayyip Erdogan está comprometido con una constitución “nueva y pública”. En una reunión parlamentaria reciente del gobernante Partido Justicia y Desarrollo (AKP), instó a los líderes políticos del país a trabajar por el establecimiento de una “constitución civil en lugar de la constitución de los golpistas” para conmemorar el centenario de la República de Turquía. .

Erdogan dijo que “todas las partes” deben contribuir a la redacción de una nueva constitución, que será “un hito histórico” para las generaciones futuras.

Los comentarios del presidente respondieron no sólo al reclamo de la principal oposición de un “segundo siglo en la República”, sino también a su reclamo de que el ambiente “no era propicio” para la reforma constitucional. En sus comentarios del martes, Erdogan destacó que Turquía es ahora un país ambicioso libre de seguridad y golpe de estado, y subraya la importancia de encontrar el momento adecuado para redactar un contrato social para el futuro.

El debate actual sobre la reforma constitucional ha creado un clima político en el que el equilibrio de poder entre las coaliciones puede cambiar, fomentando la formación de nuevos partidos políticos. Este diálogo alentará al Partido Felicidad (SP), al Partido Bueno (IP) y al Partido Democrático Popular (HDP), junto con los partidos marginales recientemente establecidos, a revisar sus posiciones y retórica.

A medida que la crítica de la oposición al sistema político de Turquía se convierte en una agenda más ambiciosa, es difícil para los líderes de la oposición descartar la oportunidad de Erdoson de “terminar nuestros planes y comenzar las discusiones dentro de un año”. De hecho, si la oposición rechaza una constitución civil sin siquiera intentarlo, será una ventaja para el partido gobernante.

READ  Turquía ratifica acuerdos con 9 países

Evitar las negociaciones sobre la reforma constitucional presenta a la oposición dos problemas distintos.

Primero, en el pasado, han presentado planes para una estructura parlamentaria “ampliada” y han convertido la reforma constitucional en la base de la política del campo. The Future Party (GP) ha lanzado su propio plan y otros pronto seguirán su ejemplo.

En segundo lugar, la acusación de “rechazar una constitución civil” obligaría a la oposición a jugar con la seguridad.

En otras palabras, la oposición realmente sirve a los mejores intereses del gobierno al evitar unirse a las negociaciones.

En este momento, el debate sobre la reforma constitucional no es una distracción temporal para el partido gobernante o la oposición; Esta es una verdadera oportunidad. Por supuesto, queda por ver si este debate democrático conducirá realmente a una constitución civil.

Tablas en la mesa

La principal diferencia de opinión es muy clara: la Alianza Popular quiere fortalecer la presidencia, mientras que la oposición quiere restaurar el sistema parlamentario.

En cuanto al acta, ninguna de las partes tiene el número requerido de votos, es decir, 360, en el Parlamento. En el futuro, las distintas partes presentarán sus planes, y esos planes serán discutidos por un gran número de participantes.

Las conversaciones de todos los partidos en 2011 demostraron que no era posible redactar una nueva constitución en la que todos los partidos pudieran llegar a un consenso. Cuatro años después, los principales partidos de Turquía ni siquiera pudieron acordar la creación de una comisión parlamentaria para hablar sobre la reforma constitucional.

Aún así, hoy hay tres opciones sobre la mesa: algunos miembros de la oposición han pedido una nueva constitución. El Partido Movimiento Nacionalista Partido (MHP) puede apoyar el plan.

READ  Estadísticas recientes muestran que el número de casos de COVID-19 en Turquía está disminuyendo constantemente

Alternativamente, una sección de la Alianza Popular puede estar de acuerdo con el plan de la oposición, que es menos.

Se puede formar una comisión que comprenda a todas las partes para identificar los elementos mutuamente aceptables de la nueva constitución. Ambas coaliciones operarán sobre sus respectivas propuestas.

Ahí es donde se encuentra Mustafa Endob, el presidente del parlamento.

De cualquier manera, escucharemos mucho sobre la reforma constitucional el próximo año.

La Alianza Popular planteó la cuestión de la redacción de una nueva constitución y la remató hablando del futuro. Los líderes de la oposición han pedido un sistema parlamentario “ampliado”, lo que indica que en cada caso no quiere “retroceder en el tiempo”.

Algunos comentaristas partidarios de la oposición han desestimado el llamado del gobierno a una reforma constitucional como “un intento de imponer líneas ideológicamente erróneas, renovar el debate sobre religión y laicismo y abrir el debate sobre cuestiones de identidad nacional e identidad étnica”.

En mi opinión, no deberíamos avergonzarnos de discutir los planes para el futuro de Turquía, que abordarán las cuestiones urgentes. Como todos sabemos, estas palabras ya están colocadas allí, el futuro de Turquía no puede estar sujeto a reuniones cerradas y talleres exclusivos.

La marca registrada de la principal política de oposición del Partido Popular Republicano (CHP) es que subestimar las diferencias ideológicas entre los distintos partidos no puede alentar al pueblo turco. Turquía no puede redactar un nuevo acuerdo social o definir claramente su identidad nacional sin las discusiones necesarias.

Las agendas secretas son más peligrosas que polarizar porque envenenan el pozo de la democracia.

READ  Turquía: nueva decisión de la Comisión de Protección de Datos de Turquía